BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Si te agreden por ser homosexual o transexual, ¿qué debes hacer para denunciar?

Por Charo Alises, abogada y colaboradora habitual en nuestro blog

'El odio será callado' / Footo: Mariana Soares (vía Flickr)

‘El odio será callado’ / Foto: Mariana Soares (vía Flickr)

“Una panda de gays”, fue lo que escucharon dos chicos antes de ser golpeados en la cabeza cuando salían de un bar de ambiente gay situado en el madrileño barrio de Chueca. Ocurrió hace unos días, el lunes pasado.

Estamos ante un delito de odio porque la razón, el motivo de ese ataque no fue otro que la orientación sexual de los dos chicos que fueron víctimas. El ser gais fue lo que motivó que fueran agredidos.

Ante una agresión, es fundamental que la personas que es víctima sepa lo que debe hacer y qué derechos tiene:

  • Si bien lo primero, tras haber sido víctimas de un delito, es velar por nuestra salud y acudir a un centro médico para recibir atención, es importante que si hubiera habido testigos, les pidamos el teléfono para poder contar con su apoyo a la hora de que se investiguen y juzguen los hechos. Podemos recoger sus datos personales en ese momento o después llamándoles.
  • A los médicos o facultativos que nos atienden es muy importante que digamos que las heridas que presentamos son fruto de una agresión para que así quede reflejado en el correspondiente parte de lesiones.
  • Lo siguiente es poner la denuncia (por escrito o verbalmente)

Ante las autoridades policiales de ámbito nacional, autonómico o local y cuartel o dependencia de la Guardia Civil. Lo más recomendable, hacerlo ante la Policía Nacional, son los más preparados en cuestiones de delitos de odio.

* Ante la Fiscalía que hay en cada provincia y que se encarga de perseguir los delitos de odio. Se llama: Fiscal para la Tutela Penal de la Igualdad y contra la Discriminación.

* Ante el Juzgado de Instrucción o el Juzgado de Paz del domicilio de la persona víctima de la agresión.

Para que la agresión sea calificada como un delito de odio es necesario además de firmar la denuncia, que en esta aparezcan:

  1. Todos nuestros datos personales como víctima tal y como aparecen en el DNI, pasaporte, permiso de conducir u otro documento similar.
  2. Explicar lo que ha pasado, contar los hechos y dar todos los datos que podamos. Es muy importante señalar todo aquello que pueda probar que la agresión se ha producido porque somos homosexuales, bisexuales o transexuales. Por ejemplo, el caso del pasado lunes: el lugar en el que se produjo la agresión fue en Chueca (un barrio frecuentado por personas LGTB), la forma en la que se dirigieron a la víctima los agresores: “panda de gais”.
  3. Entregar todos los documentos, pruebas que sirvan para probar los hechos denunciados: partes médicos, fotografías, grabaciones de audio y vídeos…
  4. Por supuesto, describir a los agresores con todo lujo de detalles.
  5. Y facilitar los datos de las personas que hayan sido testigos.La denuncia deber ir firmada.

Cuando se expongan los hechos verbalmente, el funcionario que la reciba extenderá un acta recogiendo el hecho denunciado y sus circunstancias, firmándola ambos a continuación.

En el momento de interponer la denuncia, como víctimas tenemos derecho a estar acompañado por quien nosotros queramos.

Además la víctima tiene derecho a que se le informe sobre:

  1. Si queremos ser parte en el proceso que se inicia, para defender nuestros intereses y ejercer las acciones penales y/o civiles que procedan
  2. La posibilidad de obtener justicia gratuita si concurriesen las circunstancias que establece la ley.
  3. El derecho a solicitar medidas de protección.
  4. El derecho a obtener la restitución de la cosa objeto del delito denunciado o de lograr la reparación de los daños que como consecuencia de él hubiese sufrido y de la indemnización del perjuicio causado.
  5. Si además, mediase violencia o fuese una agresión contra la libertad sexual, debe informarse de la posibilidad de obtener las ayudas especialmente previstas en la ley.

Existen oficinas de asistencia a la víctima, que suelen estar situadas en las sedes de los Juzgados, Tribunales y Fiscalías. En estas dependencias se informa a quienes han padecido un hecho delictivo y se atiende a sus primeras necesidades. Todos estos recursos están a disposición de las víctimas de delitos de odio por orientación sexual e identidad de género. Hay que repetir hasta la saciedad, la importancia de la denuncia para combatir las agresiones que sufren las personas LGTB, porque lo que no se denuncia no existe.

odio

4 comentarios

  1. Dice ser Voyance par mail

    Es con placer que miro a su sitio; es genial. Muy agradable para leer su agradable compartir .Continuez bien y gracias de nuevo.

    22 enero 2016 | 12:48

  2. Dice ser Óscar

    Esto me recuerda a aquel chiste:

    Niño: Mamá, mamá, en el colegio me llaman maricón.
    Mamá: Pues dale con el bolso!

    22 enero 2016 | 13:56

  3. Dice ser Barsawyer

    Y al contrario, si te pegan homosexuales, por ser heterosexual, cómo se denuncia? Por saber si está considerado delito de odio, o no.

    23 enero 2016 | 15:36

  4. Dice ser Alfred

    Hay comentarios que hablan des de la ignorancia -que generalmente es muy atrevida- y de un lugar no muy lejano de su nariz. Es decir, pura ceguera.

    27 enero 2016 | 09:49

Los comentarios están cerrados.