BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

El chico de las estrellas al que en el instituto llamaban ‘maricón’

El 5 de diciembre, por la tarde, en un Madrid de luces navideñas y multitudinaria oferta comercial, tras sortear el intenso tráfico con el aglomerante tramo (casi bloqueado) de Gran Vía a Callao, Nieves Gascón (@nigasniluznina) logró asistir a la presentación de la novela El Chico de las Estrellas del escritor Chris Pueyo. El salón carmesí lleno de asistentes hasta rebosar, control de entrada y larga espera para conseguir la firma personalizada del libro, sello de un caballito de mar, un guiño de su autor y esta maravillosa entrada de nuestra colaboradora Nieves Gascón sobre esta mágica novela.

 

Ilustraciones de Jorge García Ruiz

Ilustraciones de Jorge García Ruiz

Este libro está dedicado a todos esos chicos que tienen más amigas que amigos, su voz suena más aguda de lo normal y caminan distinto. A los niños a los que llaman “maricón” por los pasillos del instituto. Chris Pueyo, 2015

Publicado por la editorial Destino desde el pasado mes de noviembre, ‘El Chico de las Estrellas’ es un relato autobiográfico lleno de experiencia y emociones. De forma poética, a veces en tercera persona y otras en primera, el autor nos inicia en su infancia junto a una madre de la que siente que no le quiere (“La Mujer Que en Vez de Respirar, Fuma”), la pareja de esta, un hombre maltratador y la abuela (“La Dama de Hierro y acero inoxidable”) que le rescata de esta triste historia maternofilial, finalmente reconciliada con madurez y el paso del tiempo.

Un texto azul de letras, palabras y frases que aumentan, disminuyen y ocupan páginas bailando al compás de los sentimientos. La adolescencia caminando sobre el pasillo de baldosas amarillas del instituto, sufriendo el acoso de ser percibido diferente por sus compañeros y compañeras, llegando a la agresión verbal y física. Miedo, inseguridad, la lucha por la creencia en uno mismo y la construcción de la propia identidad sexual, distanciado en las calles de un Londres liberador. Un tiempo necesario para volver a casa con la seguridad de haberse encontrado a sí mismo y compartirlo con las personas más queridas, a fin de cuentas, aquellas con las queremos socializar todo lo importante de nuestra vida.

El relato está lleno de referencias a Peter Pan, Harry Potter a películas Disney, cuentos clásicos, obras literarias, musicales y cinematográficas, contando también con la poética influencia de las letras de cantautores, que nos sumergen en un mundo íntimo de forma valiente y reivindicativa.

Con una parte dedicada a los derechos humanos, en la que tras la elaboración y resolución de su yo social y sexual, el protagonista traslada con claros ejemplos de prensa, que la homosexualidad está penada y perseguida en muchos países del mundo. Una referencia que enriquece, por su dimensión más política y social, la historia íntima de un personaje que lucha por encontrar un espacio donde sentirse libre, lejos del rechazo y los prejuicios socioculturales. Intolerantes e impositivas creencias que hacen confundir y hundir emocionalmente a miles de chicos y chicas que pasan una terrible adolescencia luchando contra corriente, en algunos casos llegando al extremo suicidio.

Por este motivo, por ser un ejemplo de supervivencia, autodeterminación y fortaleza,  por tratarse de una novela juvenil, recomendamos especialmente su lectura, aunque también resulte adecuada para personas adultas a tiempo de aprender y admirar la valentía, la capacidad creativa y narrativa de este joven autor. Ejemplar y claro para acompañar y mostrar al mundo.

Y casi al final, tras un inicial intento de relación amorosa “heterofrustrante”, viene la entrañable historia del primer amor. Ese que nos deja la sensación de haber querido de la forma más intensa posible y que no termina nunca, cuando erróneamente y durante la ruptura, nos ha herido hasta dejarnos descalzos, descalzas y con el corazón hecho jirones en la agridulce despedida por mil veces intentada, hasta la peor y definitiva.el chico de las estrellas

Gracias Chris Pueyo, o Peter Pan, por tan delicada muestra de desnudez, riqueza emocional y narrativa, por hacernos partícipes como duendecillos y duendecillas de tu historia. Esperamos que este libro sea muy leído y el inicio de una nueva etapa en la que podamos aprender más sobre valores de diversidad a través de la literatura y de experiencias renovadoras más allá de formalidades teóricas y espacios tecnócratas.

Y que no se me olvide mencionar la azul y preciosa ilustración de portada de Jorge García Ruiz que no me permitió forrar mi ejemplar para esta ocasión e ir enseñando en mis tiempos y lugares de lectura, públicos y privados.

¡Hasta muy pronto!

2 comentarios

  1. Dice ser italeri

    “Este libro está dedicado a todos esos chicos que tienen más amigas que amigos, su voz suena más aguda de lo normal y caminan distinto. A los niños a los que llaman “maricón” por los pasillos del instituto. Chris Pueyo, 2015”

    Vuelvo a reoetir que o mis gónadas o yo no debemos habernos enterado de que somos gays porque yo siempre he tenido más amigas que amigos, mi voz siempre ha sondado más aguda de lo normal y camino distinto pero soy y siempre he sido hetero.

    Esa cita está llena del mismo tipo de topicazos que muchos gays critican.

    11 diciembre 2015 | 14:03

  2. Dice ser John DNA

    Quizá no fui de esos 11 que te leyeron en el blog, pero sí de los primeros cientos.
    Comencé a leerte hará un par de años, y siempre te he recordado lo mágico que eres.
    Me alegro de que hayas llegado hasta aquí, porque aún vas a llegar a más.

    Un abrazo muy fuerte, Peter Pan ♥

    17 diciembre 2015 | 14:35

Los comentarios están cerrados.