BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Mayores y sexo ¿un imposible o un invisible?

Mañana la FELGTB, y la Fundación 26 de Diciembre presenta la primera guía centrada en el sexo más seguro de mayores gais y bisexuales. Hoy Nayra Marrero (@nayramar) reflexiona sobre este tema tabú del que apenas hablamos.

Kike Poveda, co-autor de la guía/Jorge París

Kike Poveda, co-autor de la guía/Jorge París

¿A qué edad debemos parar de enamorarnos? ¿Y de tener sexo? Y si es sexo ocasional, esporádico, ¿a partir de cuántos años ya no está bien visto? ¿Es patético querer ligar? ¿Es triste que un hombre quiera sentir placer sexual cuando tiene cierta edad? ¿Y si es una mujer? ¿Por qué no se habla de sexo entre personas mayores?

Cuando ves a una persona con el pelo cano o sin pelo, con movilidad reducida, quizá torpe en sus movimientos, podemos imaginarle de la mano con otra persona, acariciándose tiernamente, preparándole la comida si enferma pero ¿follando? Pues culturalmente estaría mal visto porque los viejos y las viejas han perdido ya su tren y están en nuestra sociedad como meros elementos decorativos, o si acaso cuidadores de las nuevas generaciones y poco más.

Pero esa idea no es más que un estigma que colocamos sobre otras personas para cuidarnos de una imagen que no queremos recrear, como cuando pensamos en nuestros padres y/o madres acostándose juntos: iiiiiiiiiiu.

Aceptemoslo: las personas mayores tienen sexo, y si no lo tienen porque creen que ya no tienen edad (como mi abuela que dejó de ir a la playa por eso mismo), deberían. El sexo es salud y es vida,  y las instrucciones de uso son las mismas que para el resto, aunque quizá sean mensajes novedosos para quienes llevaban muchos años lejos del mercado carnal: sexo más seguro, por favor.

A veces las personas mayores sienten que están fuera ya de cualquier riesgo; si el sexo es cosa de jóvenes, las ITS (infecciones de transmisión sexual) ya ni hablemos. Eso deben pensar también sus médicos, que según cuentan algunas personas mayores con las que he hablado, jamás les hablan de sexualidad. Pero si bien la edad media de los nuevos diagnósticos de VIH es de 36 años, la de diagnósticos de sida (es decir, la infección desarrollada en enfermedad) es de 43 años. Según los datos, el diagnóstico tardío de VIH aumenta con la edad (66% en mayores de 49 años) y, por tanto, la posibilidad de tener más controladas las consecuencias del virus con el tratamiento adecuado disminuyen.

Y aunque entre mayores es más común que la infección llegue a través del sexo hombre/mujer mientras que en general el grupo con mayor prevalencia es el de hombres que tienen sexo con hombres, la FELGTB y la Fundación 26 de Diciembre han lanzado “Sexualidad y Mayores. Guía de sexo más seguro para hombres mayores que tienen sexo con otros hombres (HSH)” que en líneas generales viene a decir lo de siempre: haz lo que gustes pero hazlo seguro;  si mantienes viva tu actividad sexual, hazte la prueba del VIH con  tu médico de siempre o en una asociación LGTB; disfruta y vive.

La vida ha podido ser muy dura pero pongámonoslo fácil y liberémonos de los estigmas que nos pesan como mayores y como LGTB; al menos en esta época se puede respirar.

2 comentarios

  1. Dice ser pero si hay, si existe, ¿a qué negarlo?

    Si se puede hablar de hechos reales, que vale má suna imagen que mil palabras, pues queda claro que la edad no es impedimento para hacer sexo.
    Páginas como oldje.com o similares lo demestran bien a las claras.
    Comosiempre, la realidad supera las enciclopedias más ilustradas.

    12 agosto 2015 | 12:36

  2. Dice ser Joan

    Típico artículo que no conoce los problemas de los hombres con la edad…

    13 agosto 2015 | 11:44

Los comentarios están cerrados.