BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Los arco-iris salen de los armarios y ondean en los balcones municipales

Mañana en la capital de España, Manuela Carmena izará la bandera arcoiris que representa la Libertad y la Diversidad. Será un momento histórico que ya este fin de semana se esá reproduciendo  en diferentes ayuntamientos a lo largo y ancho de la península y de las islas: Cartagena, Santiago, Zaragoza, Valladolid… Hasta en Las Palmas de Gran Canarias ondeará la bandera trans. Miguel Ángel Sánchez, presidente de honor de la Fundación Triangulo nos lo cuenta hoy en nuestro blog.

Fotografia de Alejandro Slocker

Algo está pasando, y creo que el movimiento LGBT lo nota. Jamás en nuestra corta historia (sí, aunque os sorprenda, la historia del activismo LGBT en España es muy reciente si la comparas con otras luchas sociales) tantos ayuntamientos españoles han colgado la bandera arco-iris y leído declaraciones institucionales en apoyo a las reivindicaciones de igualdad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. 

Se puede decir que sólo es un gesto, que la realidad de la discriminación no se acaba de un plumazo porque ondee una bandera. Esto es cierto y no lo es, porque quien hace esta crítica no aporta la solución mágica por la cual se pueda pasar de una situación en la que ser gay, lesbiana o transexual sea (como ha sido en nuestra reciente historia) lo peor que le podía pasar a una persona, algo por lo que algunos padres decían: “prefiero un hijo muerto que un hijo maricón”, a ser algo perfectamente aceptado y sin ninguna discriminación. No existe ese camino mágico. El movimiento LGBT ha sido capaz de buscar la alianza y la complicidad de otros movimientos sociales, de la prensa, de las organizaciones políticas, de la ciudadanía más avanzada y poco a poco, con charlas, apariciones en prensa, debates, actividades culturales, festivas, institucionales, etc, poco a poco ir cambiando el imaginario mayoritario. Y en esta fase toca que ayuntamientos de todos los tamaños, grandes y pequeños discutan sobre la necesidad de dar esa muestra de apoyo público, para que no sólo se pueda ser LGBT en Madrid o Barcelona, sino en cada localidad de nuestro país. Colgar la bandera no soluciona todo, claro que no, pero para muchos de nuestros compañeros y compañeras están siendo días de emoción, al ver que las localidades de las que un día tuvieron incluso que emigrar por el desprecio de sus conciudadanos, ahora les reivindican y dicen, esta es tu ciudad y la de todos y todas. Un paso más hacia la igualdad social y real de las personas LGBT. Sólo un paso más, pero qué pasos tan llenos de color vamos dando.

2 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    ¿En los matrimonios gey quien es el marido, o la marida? No voy a pedir perdón a nadie porque me gusten las mujeres

    Clica sobre mi nombre

    27 junio 2015 | 13:38

  2. Dice ser dazer

    Es interesante cómo nuestro símbolo de inclusividad es catalogado desde este blog como “la bandera trans”.

    27 junio 2015 | 13:56

Los comentarios están cerrados.