BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Los adolescentes no caben en la Rusia de Putin, #Children404

Por Arantxa Ariznabarreta, activista de Amnistía Internacional

Imagen de la web Children 404

Imagen de la web Children 404

 

No sé cómo habrá sido la infancia y la adolescencia de las personas que lean estas líneas. Puede que haya sido despreocupada y feliz. Hay chicos y chicas fuertes, capaces desde sus primeros años de hacer frente a las dificultades de la vida y de afrontar éstas con alegría y decisión.

Sin embargo, tengo la certeza absoluta de que no fue así la infancia y la adolescencia de todas y todos los lectores. Habrá quien recuerde ser objeto de bullying en el instituto, quien no encontró en su entorno familiar el respaldo que hubiera necesitado, quien temiera –fundada o infundadamente- perder a sus amigos en caso de mostrarse abiertamente tal cual era. Habrá quien fue vencido por la homofobia o la transfobia, reprimiendo su orientación sexual o toda expresión de su género sentido. Y habrá quien recuerde a alguien que, en la derrota, tomó la irreversible decisión de abandonarnos. La adolescencia no es fácil. Y la adolescencia diferente, lo es menos. Todas esas personas recordarán lo que supuso para ellas encontrar a sus iguales, a sus primeros amigos y amigas homosexuales o transexuales.

Desde el conocimiento de estas vivencias y la sensibilidad hacia los niños, niñas y adolescentes LGBTI, en marzo de 2013, una joven periodista rusa, Elena Klimova, iniciaba en internet el proyecto Chidren 404. Éste consiste en además de la web, otros dos grupos, uno en Facebook y el otro en la popular red social rusa Vkontakte, en los que los adolescentes pueden compartir sus historias personales, encontrarse con sus iguales y prestarse ayuda mutua. El nombre del grupo “404” alude al mensaje de error en las direcciones que no existen en internet. Describe a la perfección la sensación de muchas personas LGBTI rusas tras la aprobación de la ley que penaliza la “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales” en junio de 2013.

A partir de enero de 2014, el proyecto Children 404 comienza una dura batalla por su supervivencia. Elena Klimova hace frente a su primera acusación de “propaganda de las relaciones sexuales no tradicionales”. La denuncia, procedente del miembro de la Duma Vitaliy Milonov, no prospera y el caso es archivado. Pero el acoso no ha hecho sino empezar.

En enero de 2015, el Roskomnadzor (organismo oficial de control de los medios de comunicación) de Moscú inicia un nuevo caso contra Elena y el Children 404. Al parecer, los valores de las personas LGBTI difundidos en la web podrían “crear una actitud positiva hacia las relaciones sexuales no tradicionales”. En un juicio al que, por enfermedad, no pudo acudir el abogado de la acusada y en el que se negó un peritaje alternativo del contenido de las páginas web, Elena es declarada culpable y condenada a pagar una multa de 50.000 rublos. Las páginas corren riesgo de ser clausuradas. Klimova apela contra la sentencia.

La vista de la apelación tiene lugar el 25 de marzo. Elena aporta documentación de un experto acreditado por el Roskomnadzor que no encuentra “propaganda” alguna en la web. El juez tiene en consideración las numerosas violaciones de normas procesales que tuvieron lugar en la vista inicial. Por este último argumento, devuelve la causa para una nueva vista. Sin embargo, ese mismo día, en un tribunal de San Petersburgo se celebra -adelantado sobre su fecha prevista- otro juicio. Esta vez la causa la inician los activistas del movimiento juvenil afín al Kremlin Molodaya Gvardiya (Guardia Joven). Denuncian directamente el contenido de los post del grupo en la red Vkonatkte. Elena Klimova no es considerada parte en el caso y no recibe notificación alguna. El juez resuelve bloquear el grupo.

Actualmente, Elena Klimova sigue a la espera de la celebración de un nuevo juicio en Dzerzhinskii. Desde Amnistía Internacional os invitamos a recordar la adolescencia, a imaginárosla en un país fuertemente homófobo -un testimonio extraordinario es el documental Children 404  y a sumaros a nuestra acción en defensa de Elena Klimova y el grupo Children 404. Os invitamos a que os asoméis a la web o el grupo de facebook para comprobar que esta joven periodista (de poco más de 25 años) lo que soñó, era poner fin a la pesadilla a miles de adolecentes rusos que sufren y están muy solos en un país altamente homofobo. Para Elena, la condena puede ser una cuantiosa multa pero para muchos y muchas adolescentes rusos, puede ser devolverlos a la soledad.

Foto de Amnistía Internacional UK

Elena Klimova – Foto de Amnistía Internacional UK

3 comentarios

  1. Dice ser yo

    Hablas de adolescentes en general pero luego lo centras todo en LGTB.
    usas un titular engañoso.
    aunque tienes razon en lo que dices no es el metodo adecuado.
    suerte con tu lucha

    20 mayo 2015 | 11:01

  2. J’adore ! Un blog sur lequel on ne voit pas le temps passer !!
    Merci à vous !

    20 mayo 2015 | 13:32

  3. Dice ser Testanen Gañando

    Lamentablemente este tipo de blogs están fomentando la cultura de la muerte. Quieren que todo el mundo piense igual y todos seamos como robots, tratando de suprimir las voluntades de las masas. Pensar como este blog no nos hará más “modernos”.

    24 mayo 2015 | 02:46

Los comentarios están cerrados.