BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

De cómo se gestó la campaña contra la LGTBfobia de Metro de Madrid

Hace ya casi tres semanas que desde el blog nos hicimos eco de la campaña de Metro de Madrid a favor de la Diversidad Sexual. Lo hizo Violeta Assiego reflexionando sobre lo bien que hubiera estado incluir en esa campaña a los otros colectivos señalados en la lamentable circular interna donde Metro depuró responsabilidades. Recogiendo el testigo de aquella reflexión, desde Arcópoli (Ruben López) nos cuenta el “making off” de aquella campaña contra la LGTBfobia en la Comunidad de Madrid.

Reuniones de preparación de campaña con miembros de Arcópoli

He decidido escribir esta entrada porque mucha gente nos ha preguntado que por qué no se llevó a cabo una campaña en favor de los otros dos colectivos injuriados en la famosa circular de Metro de Madrid. De ahí que os queramos explicar cómo se logró la primera campaña en el Metro de Madrid por la Igualdad Real de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales.

Antes de empezar, quiero dejar claro que en Arcópoli estamos totalmente de acuerdo con abordar en conjunto las acciones que nos repercuten a los colectivos discriminados. Y así es como hemos compartido numerosas acciones para conseguir sinergias con movimientos como el feminista, entre otros. Pero sí queremos señalar que creemos en la lucha sectorial. Pensamos que hacer una campaña general que englobe todas las discriminaciones sin tratar las particularidades de cada una de ellas diluiría el mensaje, lo cual no es bueno ni para nuestro colectivo, ni para el resto de grupos agredidos. Hecha esta aclaración, empezamos este pequeño relato, que narra una historia pequeña pero de gran trascendencia.

Como ya denunció Yago Blando en este mismo blog hace unos meses, a lo largo de 2014 se incrementaron de manera alarmante el número de agresiones homófobas en Madrid por lo que pusimos en marcha un plan de choque contra la LGTBfobia. Acaban de salir los datos del Ministerio de Interior y reflejan un aumento del 115%. Escribimos a todas las instituciones madrileñas, pedimos reuniones con los partidos políticos, con todo el que se nos ocurrió, para que realizasen acciones urgentes y concretas para frenarlo. Y entre todas esas propuestas estaba la campaña en Metro.

En noviembre desde Arcópoli nos pusimos en contacto con Metro, que no respondió. En enero, gracias a Carla Antonelli íbamos a poder contactar con Metro por otro camino, a través de la Comisión de Transportes de la Asamblea, pero de repente apareció la circular que discriminaba a músicos, indigentes y homosexuales y Metro se puso en contacto con nosotros. Nos convocaron a reunión con el Consejero Delegado de Metro, expusimos nuestra indignación por la circular y solicitamos un par de acciones al respecto: el establecimiento de un protocolo para las notas internas para que nunca más pudiera ocurrir algo como esto y la revisión de las notas anteriores por si había algún vestigio más discriminatorio que pudiera seguir en vigor.

Además de poder reparar el daño que se nos había hecho con tan discriminatoria circular a los tres colectivos agraviados en la misma, nos dio la oportunidad de proponerles la campaña que llevamos exigiendo tanto tiempo. Al finalizar la reunión nos acercamos a los responsables y les dijimos que llevábamos meses intentando reunirnos con ellos y que queríamos realizar una campaña de cartelería por toda la red de metro para concienciar a los usuarios de las agresiones homófobas porque habíamos tenido constancia de varias agresiones en los últimos meses en sus instalaciones. Metro se mostró muy interesado y nos pusimos manos a la obra. Ahora tocaba diseñar la campaña. Esto fueron otras tantas reuniones y discusión de detalles pero todo valió la pena, ya que, finalmente, el 7 de abril, Metro de Madrid presentó su campaña contra la homofobia, bifobia y transfobia, en colaboración con Arcópoli, COGAM y COLEGAS. Esta campaña ha consistido en la colocación de carteles en las casi 300 estaciones de metro defendiendo al colectivo LGTB.

Como os habréis percatado, esta pequeña victoria sólo se consiguió gracias al trabajo incansable y a la tenacidad de muchos activistas que nunca aceptamos un no por respuesta en lo que concierne a lograr nuestra tan ansiada Igualdad. Una pequeña victoria que abre la puerta a que se realicen otras campañas y otras acciones junto con el Metro de Madrid, para que por fin sea el de todos.

5 comentarios

  1. Dice ser Daniel L.

    me imagino que como todas estas campañas.
    el lobby subvencionado de turno hará todo lo posible para que cada vez haya más separación y peleas entre sexos para seguir trincando y seguir con el plan de dividir a la gente.

    29 abril 2015 | 10:57

  2. Dice ser Carlos Alvarez V

    Para número 1, me repugna que se piense como estás pensando tú, el lobby como tú lo llamas, tiene la difícil tarea de que TODOS podamos convivir en paz, sin sexismos, racismos, ni clasismos de ningún tipo, pero sobre todo por la tolerancias y la normalidad de tener la preferencia sexual que cada individuo tenga.

    No están trincando pasta como dices ni mucho menos, lo siento pero no, no se puede decir alegremente lo que has dicho, te aseguro que conozco a la gente que está implicada (yo no de ninguna manera) y es gente honrada que lo que quiere es que se acaben los abusos por parte de escoria que no sabe convivir con los demás, tengan la preferencia sexual que tengan.

    Por favor, aprendamos a ser personas y pensar antes de hablar, mucho nos falta de eso a todos (incluido yo), soy de Venezuela, de Madre española, con esto te quiero decir que he vivido allí y la intolerancia y la falta de convivencia entre semejantes es lo que al final termina hundiendo a los pueblos, así que por favor, basta ya y que viva la concordia entre iguales, que si no lo habéis captado, iguales somos TODOS.

    Saludos Arcopoli, es muy grande lo que estáis consiguiendo.

    29 abril 2015 | 12:26

  3. Dice ser Fran

    Por arremeter contra el Metro de Madrid vosotros mismos habéis generado más odio hacia vuestros colectivos. La circular interna avisaba que había que vigilar a DEGENERADOS que realizaban prácticas sexuales en público. El que esas personas fuesen o no homosexuales, es solo una excusa de la izquierda para ir en contra del gobierno. ¿También os hubieseis quejado en el caso que parejas mixtas heterosexuales fornicaran en medio de los vagones a la vista de todo el mundo? Pues no, porque no sucede. No es la sociedad quien os ataca, sois vosotros quien atacáis al resto de la sociedad.

    29 abril 2015 | 12:32

  4. Dice ser Daniel L.

    núm. 2. A mi me da pena que gente como tú se crea esos cuentos.
    obviamente hay gente con muy buenas intenciones, pero no son los que hacen las leyes ni los que se llevan subvenciones. no lo digo alegremente, lo digo indignado.
    no me hace falta ningún lobby para respetar a los demás.
    lo que están haciendo se llama ingeniería social y está planeado desde más arriba de esta buena gente.

    29 abril 2015 | 13:11

  5. Dice ser dazer

    @Carlos Alvarez
    Idependientemente de que haya peña implicada y honrada, sí que se trinca pasta a raudales.
    El activismo es un negocio como otro cualquiera. Con la única diferencia de que alegre y públicamente usa voluntarios a sueldo cero.

    Sobre el artículo,
    Los responsables de que existan estos problemas son principlamente las personas que menejan la narrativa, como @Vissibles.
    Es sencillo:
    Acusas de discriminación sistematizada sin evidencia.
    Esperas a caso de discriminación por un individuo entre miles.
    Presentas el caso aislado como evidencia inexcusable de tu acusación global.
    Exiges justicia restaurativa mientras repites a los cuatro vientos que, efectivamente, la discriminación es sistematizada.
    La peña se mosquea, porque los colectivos se quejan de vicio sobre problemas que los medios exageran.
    Concluyes que mosquearse es otro ejemplo más de discriminación sistematizada.
    Repetir.

    Ese cartel se hizo, no gracias a, sino *a pesar* de una panda de victimas profesionales.
    Que a la gente normalita se la pela quién te guste, cómo te vistas, lo que tengas entre las piernas, o con quién te quieras casar. Que las diferencias las solucionamos día a día entre todos. Y sí, agradezco que haya activistas trabajando. Pero los desgraciados y desgraciadas que escriben este blog, junto con los pseudo-activistas que están chupando del bote (y hay muchos), lo están retrasando.

    Como persona perteneciente al colectivo LGTB, me averguenzo de este blog. Si se preocupan por mi bien estar, déjense de pantomimas.

    29 abril 2015 | 18:07

Los comentarios están cerrados.