BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

La princesa Li y el derecho a la libertad

Una de nuestras autoras invitadas más activas, Nieves Gascón (@nigasniluznina), nos vuelve llevar a mundos que no son ni tan lejanos ni tan de fantasía como aparentemente pueda parecer. De la mano de los cuentos infantiles que habitualmente nos propone, los más pequeños y no tan pequeños volamos y también aterrizamos en la diversidad.

Princesa Li
Fotografia propia

Al estilo de los cuentos tradicionales, con un comienzo en “Érase una vez, en un lugar… muy lejano…”, en esta ocasión recomendamos el álbum ilustrado La Princesa Li. Un libro de Elena Rendeiro y Luis Amavisca de la Editorial Egades, publicado en 2012.

Inicialmente ofrece unas imágenes en sencillos trazados de acuarelas de tonalidades granantes, moradas y grises combinandas con lápiz carboncillo y jugando al contraste blanco del fondo papel. Grandes ilustraciones que hacen su lectura mucho más atractiva y recomendable junto a un relato lleno de contenidos que van más allá de la igualdad y diversidad afectivo-sexual. Recomendable para neolectores y neolectoras: desde los 6 o 7 años con ayuda y de ahí en adelante con más autonomía relatando cuentos sin querer y creciendo entre historias de lejanas tierras, palacios y princesas. Con el texto bilingüe ofrece la atractiva posibilidad de leerlo en voz alta y perfeccionar nuestro conocimiento de inglés.

La historia de Li comienza en un lugar lejano con su amor a Beatriz, otra mujer de origen extranjero. ¿Se puede amar a alguien que viene de otra cultura? Por supuesto. E igualmente, se puede ser feliz en una pareja del igual sexo y construir en positivo la propia identidad sexual. Todas cuestiones importantes a trasmitir al mundo pero especialmente a los y las adolescentes, no sólo por los valores relacionados con una cordial convivencia sino con todos aquellos que inciden directamente en una sana construcción de la propia identidad. Desafortunadamente, y con más frecuencia de la que quisiéramos, chicas y chicos en todo el mundo sufren rechazo y acoso, e incluso llegan a suicidarse por no contar con apoyos adecuados para resolver un conflicto de identidad sexual alimentado por la lgbtfobia y la violencia.

La relación de pareja entre Li y Beatriz es perfecta hasta que el rey Wan Tan, padre de la princesa, decide que ésta tiene que elegir un marido y descubre el amor entre ambas. Aparece el conflicto: el rey rechaza esta relación y el odio junto a la brujería hacen que Beatriz se convierta en un pájaro de grandes alas, fiel a Li, de la que no se separa a pesar de su metamorfosis.

Ni el mal, ni el odio, ni la ignorancia, ni el patriarcado heteronormativo vencen al amor entre ambas. El brujo, hombre de confianza de Wan Tan, del que Li sospecha sus oscuras y ambiciosas intenciones, intenta envenenar al rey traicionándole para usurparle el trono. Beatriz convertida en pájaro, salva a Wan Tan y este agradecido no sólo aprueba su relación con Li sino que, desaparecido el maleficio sobre Beatriz, las nombra princesas herederas de su reino.

Una historia de amor más bien romántico pero no sujeto a estereotipos ni tradicionales roles de género. Un amor que triunfa por encima del matrimonio forzado y las convencionalidades de los lejanos reinos llenos de fábulas de magia y brujería.Un cuento con un desenlace justo y feliz que invita a llenar nuestras vidas de expectativas de libertad, igualdad y un montón de estimulante y satisfactoria diversidad.

 

5 comentarios

  1. Dice ser anonimo

    Duda… se menciona que es el amor entre dos personas de diferentes culturas… en este caso, a cual pertenece la protagonista (princesa). Saludos

    02 febrero 2015 | 11:09

  2. Dice ser Antonio

    ¿Imagino que es casualidad que la historia de amor sea entre dos mujeres y el malo sea el padre no?

    Vamos que por variar podrian ser dos hombres o mujeres y la madre la mala….

    02 febrero 2015 | 13:28

  3. Dice ser Nieves Gascón

    La princesa Li era de “un lugar de Oriente muy lejano…”

    02 febrero 2015 | 18:03

  4. Dice ser Almudena Fer

    Atnonio, ¿quieres cuentos con mujeres malas? Pues hecha un vistazo a los clásicos. Blancanieves, la Cenincienta, la Bella Durmiente… y seguro que se me olvidan más

    03 febrero 2015 | 11:59

  5. Dice ser Almudena Fer

    XD, “echa un vistazo”. Mil disculpas

    03 febrero 2015 | 11:59

Los comentarios están cerrados.