BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Los derechos están siempre en movimiento

Por Alexander Schuster

Puede que se trate de un mundo pequeño pero con qué rapidez se mueve. Todo está en movimiento, nosotros como seres humanos, nuestros derechos, nuestra dignidad y también, y no menos importante, nuestras familias. ¿Cómo reacciona la ley al movimiento? ¿Es posible que puede llegar a estar al día de todos esos cambios sociales?

La Universidad de Trento en Italia decidió desarrollar un proyecto denominado Derechos en movimiento’ (‘Rights on the Move’)  cuyo subtítulo lo dice claramente, lo que se está moviendo rápido son los derechos de las familias.

De todos es sabido que cada país tiene su propia regulación y también todos sabemos demasiado bien cuáles son las dificultades que la diversidad de cada país implica entre las legislaciones de otros Estados. Un nuevo patrón de familia surge todos los días y es en eso en lo que queremos enfocar nuestro proyecto. Para ello, hemos tratado de entender las situaciones que se plantean y ver qué soluciones se pueden dar. Precisamente, los resultados de nuestro proyecto que ha durado dos años, los hemos presentado este fin de semana que acaba de concluir en una Conferencia Internacional que se ha celebrado en Trento.

No se trata solo de que las leyes reconozcan a una pareja, se trata de mucho más. No debemos olvidar que hoy en día, y cada vez en más ocasiones, hay un niño involucrado en esta relaciones. Y los niños son vulnerables y deben ser protegidos más que los adultos. Por esta razón es por la que es necesario adoptar un enfoque orientado a los niños, también en el caso de las ‘familias arcoiris’.

¿Qué significa esto desde un punto de vista jurídico? Significa que las normas internacionales y constitucionales que protegen el bienestar de los niños y de las niñas velando por su interés superior deben estar por encima de otras ‘objeciones morales’. Por ejemplo, nunca podría justificarse una discriminación que tenga un impacto negativo en un niño o una niña.

Un menor de edad no puede sufrir por las acciones por las que no tiene responsabilidad y así lo afirmó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con total claridad en relación a los niños y niñas que nacen fuera del matrimonio. El estigma con el que se les calificaba y por el que no tenían derechos era porque eran ‘niños ilegítimos’. Afortunadamente, esto ya no es así. Ahora los problemas son otros: ¿cómo se puede permitir que a los niños y niñas se les niegue un segundo padre o madre por el sólo hecho de que un Estado tiene un problema moral con esto?

Las ‘familias arco-iris’ son una expresión plural porque son mucho más que dos papás o dos mamás. Por ejemplo, nosotros en ‘Rainbow on the Move’ reflexionamos sobre la ‘transpaternidad’ y decimos que la ley por sí sola puede resolver eficazmente el que una persona con género masculino se quedé embaraza. Cuando esto sucede, es la protección al embarazo lo que debe aplicarse, cualquiera que sea el género legal de la persona embarazada, porque de lo que se trata es de proteger una situación biológica que es crucial para la vida humana. Cuando analizamos la ‘intersexualidad’ nos preguntamos si la ley realmente necesita clasificar a las personas al nacer en un esquema binario del género. Nosotros investigamos hasta qué punto una organización religiosa puede inmiscuirse en la vida privada de una familia y despedir a una trabajadora por su vida familiar ‘homosexual’.

Estas son sólo algunas preguntas que nos hacemos en el proyecto ‘Rights n the Move’. España ha dado pasos de gigante aunque la discriminación aún abunda en la sociedad y en menor medida en la ley. Pero su situación legal no es la misma a la vuelta de la esquina y muchos ciudadanos europeos dejan de ser una familia una vez que cruzan ciertas fronteras. Europa se construye no solo en la diversidad sino también materia de derechos humanos comunes y tenemos que luchar para encontrar el equilibrio adecuado. Y de ello hablaremos en la entradas que os escriba desde Italia.

Happy Family - Foto de Bob Jagendorf
Happy Family – Foto de Bob Jagendorf

 

 

2 comentarios

  1. Dice ser Carla

    ¿Que utilidad tiene hoy clasificar a las personas por sexo?

    Carla

    20 octubre 2014 | 09:22

  2. Dice ser Megamoya

    La verdad es que sí, tendría que haber por lo menos un marco común a toda la UE que regulara un mínimo de derechos para todas las parejas casadas, tengan reconocido el uso de la palabra “matrimonio” o no. Es que qué menos, oiga.

    20 octubre 2014 | 11:01

Los comentarios están cerrados.